Blogia
Club Café Olé

Café Tortoni


El Café Tortoni es un local emblemático de Buenos Aires. Está ubicado en la Avenida de Mayo. Es un Café con historia. En palabras de José Gobello, periodista y presidente de la Academia del Lunfardo, "El turista que llega a Buenos Aires tiene toda la ciudad en el Tortoni: el pasado, en las paredes; el presente, sentado en las mesas; el futuro, en el entusiasmo de la gente que trabaja allí por la cultura"

El Tortoni es, no solo un lugar de encuentro, sino también de producción y difusión artística; símbolo de la Avenida de Mayo; sitio de interés cultural; escala obligada pare los turistas y el rincón por excelencia de la memoria urbana.

Este café se inauguró cuando la provincia de Buenos Aires se había separado del resto de la Confederación. Un inmigrante francés de apellido Tuan abrió sus puertas a fines de 1858. El nombre del local lo tomó prestado de un Establecimiento del Boulevard des Italiens, en el que se reunía la élite intelectual parisina del siglo XIX.

El primer local del café Tortoni estaba en la esquina de Rivadavia y Esmeralda. Poco después se mudó al local de Rivadavia 826. En 1880 se construyó un nuevo edificio en la manzana de enfrente. La decisión del intendente Torcuato de Alvear de abrir la primera avenida de la ciudad apuró el nuevo cambio del Tortoni; era necesario construir una nueva entrada sobre lo que sería la Avenida de Mayo. Y en 1893, el café abrió sus puertas en Avda. de Mayo 829. El nuevo dueño, un francés de apellido Curuchet fue el anfitrión del local hasta 1927, y el encargado de fomentar la concurrencia del público bohemio. Para diseñar la nueva fachada, se convocó al arquitecto Alejandro Christophersen.

Bajo la dirección de Curuchet, artistas e intelectuales ganaron un lugar de privilegio en el café, pues conferían lustre y fama. Allí se generó un centro de producción. y difusión cultural, gracias al cual el 25 de mayo de 1926 se fundó la "Peña del Tortoni", que le dio brillo y mística al lugar, y lo hizo punto de reunión de grandes personalidades. En el leyó su primer cuento Roberto Arlt; allí tocó sus tangos Juan de Dios Filiberto y allí expuso sus pinturas don Benito Quinquela Martín. Participaron también Antonio Cunil Cabanellas; Raúl Scalabrini Ortiz; Conrado Nalé Roxlo; Leopoldo Marechal; Emilio Pettoruti; Raúl González Tunón; Alfonsina Storni; Baldomero Fernandez Moreno; Lola Membribes; el presidente de la Nación , Marcelo T. de Alvear. Todavía se recuerda la ensalada de flores que solía pedir Xul Solar o la Indian Tonic Cunnington que bebía Borges; sin olvidar tampoco a Edmundo Rivero o Carlos Gardel.

El Tortoni también recibió la visita de ilustres españoles como Ortega y Gasset; Ramón del Valle Inclán y Federico García Lorca, junto a Miguel de Unamuno. Frente al campo literario polarizado de Florida y Boedo, la peña del Tortoni nació como un lugar neutral donde convergieron artistas, hombres de teatro y escritores de las mas variadas tendencias, tal como se explica en el libro "Buenos Aires, los cafés literarios"". Las reuniones de la peña duraron hasta 1943; así y todo, las actividades culturales continuaron y hoy en día se organizan espectáculos de tango y jazz, y se recitan poesías y fragmentos literarios que incluyen charlas y debates. La caja registradora todavía ocupa su lugar, aunque solo sea un elemento decorativo. Entre los clásicos del Tortoni están la leche merengada (la copa tradicional es un helado con crema, claras de huevo batidas a nieve y canela); la cerveza y la sidra "tiradas" y el chocolate con churros, en invierno.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres